Importancia de la grafomotricidad en el desarrollo de los niños - Gimnasio Los Portales

Blog

26

Ago

Importancia de la grafomotricidad en el desarrollo de los niños

La grafomotricidad es un término que hace referencia al movimiento gráfico que se realiza con la mano al escribir (grafo-escritura, motriz-movimiento) y tiene como objetivo, que el niño adquiera las habilidades necesarias para expresarse por medio de signos escritos, mediante ejercicios que permitan el mayor dominio del antebrazo, la muñeca, la mano y, sobre todo, los dedos.

Los movimientos que se adquieren con la grafomotricidad hacen parte del grupo de motricidad fina (la capacidad de mover de manera coordinada y consciente las extremidades superiores: manos y dedos); es por esto, que la grafomotricidad debe ser estimulada desde la infancia, y así, permitir que se desarrollen habilidades de control y precisión.

Actividades como jugar con materiales de diferentes texturas y pesos como la plastilina, arena, lego o realizar manualidades en las que se hagan dobleces y cortes al papel, permiten potencializar la grafomotricidad. Así como tocar algún instrumento musical o practicar algún deporte de motricidad y coordinación como el fútbol o el básquetbol.

La idea es que el niño poco a poco aprenda a dominar el espacio y el uso de algunos objetos básicos, implementando pautas y trazos dirigidos progresivamente.

Alrededor del año y medio, los niños empiezan a desarrollar esta habilidad por medio de garabatos descontrolados, los realizan por impulso o curiosidad y tienden a mover completamente el brazo.

A los 2 años, empiezan a utilizar el codo y los trazos son un poco circulares, aunque siguen sin tener buena coordinación visual.

A los 3 años, ya tienen uso de la muñeca y control de precisión para el trazo. Ya empiezan a interesarse por los colores y su coordinación visual aumenta al punto de no salirse del papel e identificar cosas en el dibujo.

Entre los 4 y 6 años, dan inicio a una etapa pre-esquemática y esquemática, teniendo conciencia de lo que están dibujando.

En el Gimnasio Los Portales, desarrollamos las habilidades de motricidad fina con actividades como amasar plastilina, arcilla o porcelanicron, así como ejercicios de ensartar.

Cecilia García, profesora de Jardín, nos explica que cada una de estas actividades permite el desarrollo de los grupos musculares pequeños de la mano. En el caso de ensartar, en el que las niñas deben tomar chaquiras con su mano en forma de pinza, más adelante les permitirá sostener el lápiz de forma correcta.

Finalmente, cuando ya tienen esas habilidades de motricidad fina, continúan con la grafomotricidad, que incluye la realización de trazos para la escritura y la expresión gráfica en la que involucran la coordinación ojo-mano.

También puedes leer nuestro artículo sobre la enseñanza artística