¿Cuál es la importancia de que los niños expresen sus sentimientos? - Gimnasio Los Portales

Blog

2

Sep

¿Cuál es la importancia de que los niños expresen sus sentimientos?

Cuando los niños desarrollan un vocabulario suficiente para comunicar cómo se sienten, es importante permitir que expresen sus sentimientos. Fortalecer la educación emocional en los niños desde edades tempranas les aporta confianza, autoestima, empatía y autonomía, beneficiando a nuestros hijos para las diferentes etapas de su vida y para su vida adulta.

La directora del Instituto Psicobiológico de Madrid, Mercedes García, explicó para la revista Ser Padres, “los sentimientos son las evaluaciones que hacemos de nuestras emociones y que nos permiten calificarlas y darles un nombre, para así poder expresar si sentimos alegría, tristeza, ira, miedo, etc…”.

Cuando los niños no se expresan adecuadamente tienden a tener más dificultades para solucionar sus conflictos, siendo más vulnerables y creándoles mayores problemas en su autoestima o de interacción social.
Es importante reconocer la importancia de la educación emocional y entender que debe enseñarse en etapas tempranas, ya que ésta será clave para la etapa adulta del niño; contribuyendo a su éxito personal y profesional.

Es por esto, que los padres y los profesores pueden ser referentes importantes para que los niños sepan cómo se sienten y lo manifiesten reconociendo que todos tienen sentimientos, qué son esos sentimientos, lo bueno que es hablar de ellos y explicarles que pueden ser positivos y negativos.

En el Gimnasio Los Portales “brindamos diferentes espacios y estrategias para favorecer la expresión de emociones por parte de nuestras alumnas”, explica Jimena Quintero, Directora de Orientación Escolar DOE.

Las direcciones de grupo, las asambleas escolares, los talleres del programa Buen Trato y Afectividad y los talleres de padres e hijas son algunos de los espacios en los que se promueve el desarrollo de la reflexión, el equilibrio, la integridad y las habilidades de comunicación; reconociendo todas las dimensiones del ser humano, espacios en los que se hace énfasis en el desarrollo socioafectivo y la inteligencia emocional como aspectos que garantizan el éxito en la vida adulta.